17.6.13

Soledad


“Tú no perteneces a ningún lugar – esa es la realidad. Todo anhelo de pertenecer es engañoso. La misma idea de pertenecer crea las organizaciones; la misma idea de pertenecer crea la iglesia – porque tú no puedes estar solo, así que quieres ahogarte en alguna parte de la multitud. Un sannyasin es alguien que ha aceptado su soledad. Es fundamental; no puede ser ahogado. Al convertirte en sannyasin no estás siendo parte de cierta organización – ésta no es una organización en absoluto. Convirtiéndote en sannyasin, te estás volviendo lo suficientemente valiente para aceptar cierto hecho: que el hombre existe en soledad. Y esto es muy fundamental; no hay manera de escaparse. Es tan fundamental como la muerte. De hecho, la muerte no hace más que traerte la noticia de que estabas solo, y ahora estás solo.”


Osho, The Divine Melody, Número 10

16.6.13

Allan Watts





“Mientras tratemos de tener vida sin muerte, placer sin dolor… mientras tratemos de ganar la mano, aparecerá la ansiedad en nosotros. Cuando nos percatamos de que la polaridad de lo que llamamos opuestos es la verdadera naturaleza de la vida, en lugar de sentir ansiedad, ésta se convierte en liberación. La incongruencia existe, la ambivalencia se halla en la más profunda raíz del mundo.”

ALAN WATTS



Recuerdo que, hace años, en una etapa de gran avidez lectora que se despertó alrededor de los catorce y que duró hasta aproximadamente los veintiocho (ahora sigo disfrutando del placer de la lectura, pero más comedida y selectivamente), leí todo (sí, todo) lo que publicaban diferentes sellos de ensayo sobre filosofía y psicología; entre ellos, confieso mi debilidad por Editorial Kairós que, afortunadamente, sigue ofreciéndonos obras de gran calado.

Entre sus autores, disfruté en especial con las obras de Alan Watts. Este hombre inclasificable me sorprendía por su lucidez provocadora, su sabiduría profunda y sencilla, su fineza, ironía y sentido del humor. Con Alan Watts uno ríe, se hace preguntas, no sale igual del libro que cuando entró.

De todos sus libros (su biografía incluída), recuerdo y guardo aún con gran afecto “La Sabiduría de la Inseguridad”, un ensayo magnífico que regala grandes verdades sobre esto que llamamos vivir. Lo leí y releí, subrayé y resubrayé, lo regalé a varias personas que consideré que sabrían apreciarlo. Es un libro de referencia.

Este fin de semana, hojeando textos transcritos de sus obras y paladeándolos de nuevo, decidí hacer una búsqueda por la Red para ver si podía oír hablar y ver a ese hombre que tanto me hizo disfrutar en la lectura. Y entre otros, encontré este vídeo que quiero compartir. Son diez minutos, pero vale mucho la pena escuchar (o leer la traducción simultánea que, aunque tiene algún gazapo, es de agradecer, y mucho, a quien tuvo a bien editarla).

Espero que os guste e inspire. En diez minutos de monólogo contemplativo, nos regala bellas reflexiones sobre cómo está todo relacionado, todo unido, y al hacerlo, nos abre la mente y el corazón.

Pero antes de despedirme, dos perlas del maestro:

“Todos los hombres sufren, ahora como antiguamente, pero no todos son infelices, pues la infelicidad es una reacción ante el sufrimiento; no es el sufrimiento mismo.”

“Los planes del mañana pueden carecer de sentido a menos que estemos plenamente conectados al presente. Dado que vivimos en el presente, y solo en el presente, no hay más realidad que la realidad presente.”

Ahora sí: besos y abrazos, presentes y unidos.



And thanks, Mr. Watts.



Álex (Rovira)

Páginas vistas la semana pasada

Coeur blue

Coeur blue
Only losers can win in this game